¡Por fin! Logra entender a los angloparlantes — sin importar el acento o lo rápido que hablen.

 

 

Rompe las barreras que te impiden enterarte del inglés hablado en el mejor curso de listening de Madrid…  

 

 

La queja más común que escucho una y otra vez de mis alumnos sería algo así:

 

“¡Llevo años estudiando inglés! Sé muchísimo sobre la gramática. Tengo mucho vocabulario. Puedo expresarme bien cuando me hace falta. ¡Pero algo que no consigo mejorar es el oído! Por algún motivo, cuando alguien me habla en inglés me pongo tenso y es como si estuviera escuchando algún idioma desconocido.”

 

¿Esto te resulta familiar? ¿Es el listening tu talón de Aquiles?

 

Puede que ya hayas tenido alguna experiencia desagradable… quizás una reunión, una teleconferencia, o una cena en la cual tu falta de comprensión te excluía de la conversación. O quizás has sufrido mientras viajabas en el extranjero, diciendo “Could you please repeat?” tanto que parecía tu mantra personal.

 

Seamos sinceros. Este tipo de cosa da muchísima vergüenza.

 

El inglés que te enseñan en las academias no tiene nada que ver con lo que oyes en la vida real.

 

La gente no suele hablar despacio. Y a veces te toca conversar con alguien que no repara en el hecho de que el inglés no sea tu idioma natal… Estas personas te disparan palabras a tal velocidad que parecen metralletas más bien, y tú — de alguna manera — tienes que coger las “balas” en el aire.

 

Imagina cómo sería… Participar en reuniones con desparpajo -- en lugar de estar rezando para que no te pregunten nada. Ver series y películas en versión original -- sin subtítulos. Comunicarte con taxistas, camareros, y recepcionistas en el extranjero -- sin esfuerzos. Mantener conversaciones en inglés -- sin sufrir un ataque de nervios.

 

Te voy a contar algo que probablemente ya sepas, algo que preferirías ignorar…

 

Todos tus conocimientos acumulados… tantos años estudiando… no te valen para nada cuando todavía te cuesta horrores enterarte del inglés hablado.

 

He enseñado a todo tipo de personas que padecen este problema: ingenieros, abogados, periodistas, médicos, biólogos, catedráticos — todos ellos más listos que el hambre.

 

La inteligencia no tiene nada que ver con esto.

 

Sí, hay personas que parecen tener un talento natural para el inglés. Estos pocos “afortunados” son capaces de entender prácticamente todo como por magia. ¡Pero no es así! En realidad, estos dieron — intuitivamente — con el gran “secreto” del idioma inglés.

 

Hablaré más sobre este “secreto” en un minuto, pero primero déjame explicar por qué te hace falta un curso de listening como Soy Todo Oídos.

 

El problema con los ejercicios de listening tradicionales

 

Normalmente, los ejercicios de listening son para introducir y/o reciclar la gramática y vocabulario presentados en tu libro de texto.

 

Como suelen ser grabados en un estudio con actores, los diálogos suenan poco naturales… vamos, totalmente artificiales. Comparado con lo que oyes en el mundo real, no se parecen en nada.

 

Si alguna vez has dado clase de inglés en grupo, conoces bien el típico procedimiento: la profesora pone el audio. Contestas unas preguntas de comprensión. A continuación, la profe te da las respuestas correctas y se acabó. Cuando comentas que no te has enterado del todo, te suelen contestar que “no tiene importancia… con que entiendas más o menos las ideas principales te vale.”

 

En total, a lo mejor estás unos 20 minutos con el listening en una clase de 2 horas.

 

¡Esto solo constituye un 16% del tiempo de clase! Y se trata de una habilidad importantísima, una que muchos alumnos afirman ser la más difícil para ellos.

Nunca lo hubiera imaginado, pero David ha conseguido que entienda conversaciones en inglés nativo. Al principio parece imposible, pero con su forma de explicarlo, de pronto ¡funciona! Además de que sus clases siempre son divertidas, tiene “muuucha” paciencia. Muy recomendable.

 

En las clases estas que digo, no se molestan en analizar el audio, en explorar las secciones difíciles y hacer que los alumnos aprendan a descifrarlas.

 

En lugar de eso, te aseguran que mejorarás “poquito a poco” si escuchas mucho inglés. No te dicen cuándo vendrá esta mejora. Tampoco te dicen cómo. Suena a cuento de hadas… un día, te despertarás y entenderás todo.

 

Pero ya sabes que así no funciona, ¿verdad?

 

Así que hablemos sobre cómo funciona realmente…

 

El “secreto” ocultado delante de tus narices

 

Muchos me han comentado que les resulta más difícil entender a los angloparlantes nativos en comparación con los que no lo son. “¿Por qué hablan como si tuvieran un huevo en la boca?” me preguntan. ¿Es una conspiración para frustrar a los demás?

 

¡Qué va! Hay una explicación mucho más sencilla: el inglés funciona de otra manera que el español.

 

La diferencia entre el español y el inglés

© Oxford University Press

El inglés se considera un idioma tipo stress-timed, lo cual significa que dentro de una frase, algunas palabras se enfatizan más que otras. Estas palabras enfatizadas son más fuertes y más largas. Más fáciles de entender. A su vez, las demás palabras — las que no reciben ningún énfasis — son reducidas, comprimidas, acortadas. Estas últimas suelen ser más difíciles de entender porque no suenan como la pronunciación pura que se aprende en las aulas.

 

En inglés, el tiempo que se tarda en decir una frase depende del número de palabras enfatizadas, no del número de sílabas.

 

El español, por otro lado, se considera un idioma tipo syllable-timed. Cada palabra se pronuncia — más o menos — por igual. A diferencia del inglés, el tiempo que se tarda en decir una frase en español depende del número de sílabas.

 

¿Me sigues?

 

Esto no es nada esotérico. Y sin embargo, por regla general, los profesores de inglés no enseñan este concepto. ¿Por qué? Porque un porcentaje inquietante de profesores nativos no conocen cómo funciona su propio idioma en realidad

 

Angloparlantes nativos, en su mayoría, no son conscientes de que “reducen” palabras cada vez que abren la boca. Así que es de lógica que casi todos los profesores nativos — a no ser que hayan estudiado a fondo la fonética — no han pensado en explorar este aspecto del idioma con sus alumnos.

 

¿Te acuerdas de aquellos alumnos “prodigiosos” que he mencionado antes? Ellos descubrieron — por intuición, probablemente — que en inglés, la misma palabra se pronuncia diferente, en función de si ésta se enfatiza o no. Y son capaces de reconocer las dos versiones de la misma palabra. No se trata de la suerte ni de aptitud. Simplemente entienden el sistema subyacente del idioma.

 

Y con mi ayuda podrás hacer lo mismo.

 

Cuando empiezas con el inglés crees que lo más difícil es hablar, después descubres que el auténtico reto es entender lo que te dicen. Las reducciones son la clave para conseguirlo. Cuando empiezas a trabajar con ellas no le ves el sentido, hasta que compruebas que el patrón de pronunciación se repite una y otra vez... ¡Las reducciones son como la Piedra de Rosetta! --Pilar​

 


Descubre los atajos para entender a angloparlantes nativos en solo 8 semanas con el curso de listening más innovador en Madrid

 

En los últimos años he desarrollado una serie de técnicas y estrategias para ayudar a mis alumnos a descifrar y entender el inglés hablado. No hay otro profesor en Madrid que ofrezca algo semejante. De hecho, cuando presento estos conceptos a mis alumnos por primera vez — muchos de los cuales han estudiado inglés por 10 años o más — su reacción suele ser: “¿Por qué no he visto esto antes?”

 

Hasta ahora solo había una manera de aprender estos conceptos: tenías que dar clases particulares conmigo. Pero he visto que hay centenares — quizás miles — de personas frustradas en Madrid, todas con el mismo problema…

 

Por eso he diseñado Soy Todo Oídos, un curso de 16 horas que te dará todas las herramientas necesarias para entender el inglés auténtico de la calle.

 

 

¿Es Soy Todo Oídos para mí?

 

Presta mucha atención a lo que viene a continuación. Lo que te voy a decir ahora mismo es muy importante para discernir si este curso de listening te sería útil.

 

Te pregunto:

 

¿Tienes una curiosidad natural y un deseo de entender el inglés a un nivel más profundo? Tienes un nivel intermedio o más alto? Eres el tipo de persona que no se rinde a la primera?

 

¿Sí? Entonces este curso es justo lo que necesitas.

 

¿Trabajas en un sector en el cual tienes necesidad de comunicarte en inglés? ¿Tienes pensado cambiar a un sector así? ¿Te vas de viaje a un país angloparlante? ¿Te mudas al extranjero? ¿Estás preparándote para algún examen de inglés (Cambridge, Trinity, etc.)? ¿Te encantan las series y películas en inglés y quieres enterarte mejor?

 

En cualquiera de estos casos, ¡este curso se hizo especialmente para ti!

 

No importa un comino si tienes talento innato para el inglés o no.

 

A lo mejor has caído en la trampa de pensar que tu caso particular no tiene esperanza, que entender el inglés hablado estará fuera de tu alcance para siempre… te equivocas. Aunque asegures ser el peor estudiante en Madrid… o en toda España… los conceptos que descubrirás en Soy Todo Oídos no son complicados ni confusos, y los puedes aplicar inmediatamente.

 

De hecho, si solo llegas a aplicar la mitad de lo que aprenderás en Soy Todo Oídos, ¡notarás una mejora asombrosa con tu oído!

 

A lo mejor piensas que tienes demasiado lío para apuntarte a un curso de listening. Tranqui… no tienes que sacrificar todo tu tiempo libre para cosechar los frutos de Soy Todo Oídos. Aparte de la clase semanal de 2 horas, solo necesitas unos 20 minutos al día para reforzar todo lo que se aprende en clase. Y da igual el lío que tengas — siempre puedes sacar 20 minutos, ¿verdad?

 

​Algo que destaco enormemente y que personalmente me ha ayudado a mejorar mi forma de expresarme es el uso de las reducciones. Aunque el inglés es un idioma gramaticalmente sencillo, es fonéticamente muy irregular; y es ahí donde entran en juego las reducciones. David es una persona cercana, easy-going, amable y que comprende perfectamente la idiosincrasia española. Recomiendo a todas las personas que estén interesadas en aprender un inglés cotidiano a que se apunten a Soy Todo Oídos. ¡Ánimo! -- Nacho

 

Los detalles importantes

 

Ya querrás saber algo sobre los detalles más concretos del curso.

 

Empezamos el viernes 13 de octubre y terminamos el viernes 1 de diciembre de 2017. Nos veremos cada viernes de 18:00h a 20:00h en un aula en Madrid centro.

 

Lo único que necesitas traer es un cuaderno y un bolígrafo. Yo me encargo de todo lo demás.

 

El coste del curso es 275 euros… y no te olvides mi garantía sin condiciones.

 

Si, por algún motivo, después de hacer el curso, te parece que Soy Todo Oídos no te ha sido de utilidad y tu oído no ha mejorado, te reembolso la cifra íntegra de la matrícula inmediatamente y sin rechistar.

 

¡Solo hay 8 plazas! — Si quieres dar un vuelco a tu inglés, reserva la tuya ahora mismo.

 

Tu aprendizaje es mi prioridad por encima de todo. Para poder ofrecerte el máximo de atención personalizada posible, Soy Todo Oídos está limitado a tan solo 8 plazas. Y con toda probabilidad, se agotarán mucho antes de que empiece el curso en octubre.

 

Para asegurarte una plaza en este curso, es necesario que la reserves hoy mismo.

 

Para guardar tu plaza, pagarás por transferencia bancaria un depósito de 75 euros. (Una vez que reciba tu solicitud, te enviaré el número de cuenta junto con información sobre el pago de los 200 euros restantes de la matrícula.)